Mensaje del Presidente Oriol Guixà

Oriol Guixà Arderiu

Presidente y Consejero Delegado de La Farga
Presidente de la Junta General de Accionistas
Presidente del Consejo de Administración de La Farga 
Presidente del Patronato de La Fundació La Farga

 

Como presidente ejecutivo de La Farga, me satisface presentar sus cuentas anuales junto con el informe de sostenibilidad que se acompaña. Nuestro grupo está constituido por la sociedad holding Corporación Metalúrgica Catalana S.L. y sus filiales en Les Masies de Voltregà, Francia y Reino Unido, así como nuestra participación en la planta de Estados Unidos, SDI La Farga LLC.

El pasado mes de octubre sustituí a D. Vicente Fisas Comella en la presidencia del Consejo de Administración, que tras 35 años y por salud, dejó el cargo y fue nombrado presidente de honor. Por desgracia, el pasado 10 de abril de este año 2016 nos dejó, confortado por sus profundas convicciones espirituales y su numerosa familia. Sin duda, la pérdida de sus conocimientos y consejos requerirá un esfuerzo adicional por parte de todos.

Espero poder desarrollar este nuevo cargo con la inteligencia y la responsabilidad que se merece, poniendo mis mejores habilidades y todo mi esfuerzo en ello. Entiendo que un cambio de estas características en un lugar de alta responsabilidad incorpora la posibilidad de aportar diferentes criterios de gestión que pueden enriquecer a la organización.

Me gustaría resaltar la importancia de los valores que hemos ido introduciendo a lo largo de los años, valores que han marcado nuestra trayectoria y que debemos entre todos representar y consolidar en la cultura de nuestra compañía.

Un año más, renovamos el compromiso adquirido hace diez años con el Pacto Mundial para implantar en nuestro grupo los principios que recoge esta iniciativa internacional; este Informe de sostenibilidad es muestra de la voluntad de extender las buenas prácticas alineadas con nuestra actividad, que contribuyen a la sostenibilidad del Grupo.

Nuestro mayor activo son las personas que trabajan en La Farga. Nuestro compromiso con todas ellas es “conseguir que cada día vuelvan a casa seguras y felices”. En este sentido, en 2015 hemos seguido desarrollando iniciativas para conseguir ser una compañía segura y ejemplar en este aspecto, alcanzando un índice de accidentes con baja de 2,93 respecto al 6,65 del sector metalúrgico. Por otro lado, somos conscientes de la realidad de nuestro negocio, del impacto que los años de crisis y la operativa diaria tienen en el ritmo de la organización y del efecto de todo ello en el clima laboral. Para ello impulsaremos nuevas iniciativas, tal como reflejan nuestros objetivos para 2016, que nos permitan dar un paso más en la dirección de la excelencia empresarial. Perseguimos la visión de ser una compañía mucho más segura, eficiente, orientada a las personas y al desarrollo del talento de cada individuo.

Este ejercicio que se cierra se ha caracterizado por el esfuerzo interno realizado para adaptarnos a los nuevos retos del mercado y de nuestros clientes, así como para mejorar la competitividad de nuestras plantas. Para ello hemos reforzado nuestro equipo comercial, y hemos modificado su estructura para orientarla aún más a nuestros clientes y a la identificación y posterior resolución de sus necesidades.

Así mismo, hemos trabajado en la consolidación de la inversión del nuevo horno de refino, desarrollado con tecnología propia, y en la evolución del proceso del horno Cosmelt. También hemos aprobado un ambicioso plan de inversión, centrado principalmente en una retadora e innovadora apuesta en la planta de tubos, con una clara estrategia a largo plazo de este negocio. Dicha inversión está centrada en la producción de un tubo madre a partir de la máquina de colada vertical, utilizando material secundario refinado, denominado Evo-Tub. Un proceso que permitirá no sólo reducir el coste de producción de los tubos, sino mejorar la calidad de los mismos, dando acceso a nuevos mercados. En este aspecto, la compañía ha recibido el apoyo de instituciones públicas, como el CDTI.

Durante 2015, hemos seguido potenciando nuestra política de innovación y desarrollo, como demuestra la propia inversión realizada en La Farga Tub. Dicha política tiene un doble objetivo: el continuo desarrollo de nuevos productos de cobre y aleaciones de altas prestaciones que ayuden al avance de nuestros clientes y mercados; y el perfeccionamiento de nuestros procesos productivos para hacer más competitivas las líneas de producción ya existentes.

Escuchando a los clientes para llevar a cabo nuestras políticas de inversión, investigación, desarrollo e innovación, hemos incrementado nuestra presencia en los mercados exteriores que nos han permitido conseguir un adecuado nivel de ventas. Esta política se ha enfocado hacia la consolidación de los mercados estratégicos, la internacionalización, así como en la amortización directa de las inversiones realizadas en 2014 y que nos han permitido gestionar simultáneamente grandes proyectos de electrificación ferroviaria reforzando nuestro posicionamiento en este mercado. Con esta estrategia hemos llegado a una facturación consolidada de La Farga de 888 millones de euros, de los cuales 278 millones han sido exportados a la Unión Europea y 126 millones a países no comunitarios. Esta facturación representa un volumen de ventas consolidadas de 191.894 toneladas. Destacamos, un año más, nuestra robusta política de coberturas y el sistema que utilizamos, donde todas las operaciones de venta y de compra de materia prima están completamente cubiertas ante la volatilidad del precio del cobre a través de la Bolsa de Metales (London Metal Exchange), consiguiendo así que dicho efecto tenga un resultado neutro en la cuenta de resultados.

Así es cómo en 2015 hemos podido operar con regularidad y al margen de las problemáticas que se derivan de dicha volatilidad, demostrando así la eficacia y la solidez de nuestro sistema de cobertura. Respecto al riesgo de tipo de cambio, para minimizarlo la sociedad sigue la política de contratar instrumentos financieros que reduzcan las diferencias de cambio por transacciones en moneda extranjera.

El valor medio del cobre durante 2015 fue de 4.951 €/tn, inferior al de 2014, cuando su valor medio fue de 5.165 €/tn. Al cerrar este informe, la cotización del metal continúa su senda de descenso, alcanzando unos valores por debajo de los 4.000 €/Tn en 2016. Esta tendencia a la baja de la cotización del cobre, que, como es sabido, es generalizada en todas las materias primas, dificulta la adquisición de materiales secundarios para abastecer nuestras fundiciones.

Dificultad por escasez de materiales, así como precios coherentes con los materiales recibidos. La situación mundial de materias primas, las convulsiones geoestratégicas, la disminución del PIB de China, la crisis de los refugiados en Europa, la caída de las economías emergentes y la inestabilidad política en España nos hacen mirar el futuro con cierta preocupación.

Todos esos factores hacen prever una ralentización de la economía mundial que, sin duda, nos va a afectar, ya que somos una compañía que actúa en el ámbito internacional. En este sentido, cabe destacar la diversidad de sectores donde se utilizan nuestros productos, lo cual nos da una cierta estabilidad.

Durante estos últimos meses hemos destinado nuestros esfuerzos hacia dos objetivos muy estimulantes: por un lado, un fuerte desarrollo de nuestros mercados, principalmente el sector de la energía, la electrificación ferroviaria y la conducción de fluidos, centrados en una apertura de mercados, la ampliación de nuestra gama de productos y la relación consolidada con nuevos clientes, lo que nos ha permitido plantear un presupuesto 2016 alentador. Y, por otro lado, la fuerte dedicación de todo el equipo humano de La Farga para implantar con éxito el nuevo proyecto Evo-Tub. Un proyecto crucial para la compañía para reducir el coste de fabricación de nuestros tubos de cobre, lo que también permitirá una ampliación de gama de producto muy importante para nosotros. Cabe destacar la fuerte implicación que hemos tenido por parte de la planta americana SDI La Farga, que ahora podemos decir que está en pleno rendimiento en todos los sentidos: mercado, organización y costes.

Con todas las acciones expuestas, puedo anunciar para el cierre del ejercicio 2015 una generación de flujo de caja después de impuestos en nuestra cuenta de pérdidas y ganancias consolidada de 11 millones de euros. 

En nombre del Consejo de Administración que presido, querría agradecer el esfuerzo realizado por todo el equipo que formamos La Farga. La situación internacional y la de nuestro sector en particular nos pide más complicidad y trabajo en equipo. También la óptima relación entre nuestro grupo y todos nuestros clientes, así como el apoyo de nuestros proveedores y entidades financieras.

Muchas felicidades a todos por la implicación mostrada en este proyecto tan ilusionante que es La Farga. 

Aviso Legal | +34 938 504 100 | Ctra. C-17z, Km. 73,5 08509 Les Masies de Voltregà (Barcelona) España | © 2017 La Farga.