Oriol Guixà au "Expansión"

le .


El cobre y sus aleaciones han sido utilizados durante más de seis mil años. Su fuerza, durabilidad, resistencia a la corrosión, propiedades estéticas y antimicrobianas y  su facilidad de trabajo son características que han contribuido al desarrollo de las civilizaciones. Con un consumo mundial de 23 millones de toneladas, el cobre se ha convertido en un metal noble y necesario para el crecimiento económico de los países.

Actualmente su precio alcanza valores relativamente elevados debido a que países como China, que totaliza un consumo de más de 7 millones de toneladas, se ha convertido en el principal consumidor mundial de este metal y su comportamiento hace distorsionar el mercado mundial del cobre.

Su creciente demanda debida al desarrollo de grandes potencias como India, China y Brasil hace pensar en la posibilidad de crear nueva oferta. No existe una solución rápida ya que para la apertura de nuevas minas se requiere de un período de 6 a 8 años para empezar a extraer el mineral. El desfase entre la demanda y la adaptación de la oferta hace que los sectores especulativos suban el precio del cobre, convirtiendo su valor en un instrumento financiero vinculado al crecimiento económico.

En un entorno más próximo, el consumo de cobre en España es de 244.000 toneladas, un valor decreciente en los últimos años como consecuencia de la crisis de la construcción y la reducción de inversión en nuevas infraestructuras, además de la introducción de nuevos productos substitutivos. Sin embargo, en el sector de los semielaborados del cobre en España se han utilizado potentes políticas de exportación para dar salida a la producción.

Sin duda alguna las perspectivas de futuro del sector del cobre en España se centran en las exportaciones. Ejemplo de ello ha sido La Farga Group, una empresa especialista en la producción de semielaborados del cobre y en la tecnología de su reciclaje, que ha sabido diversificar a tiempo sus productos y mercados, lo que ha permitido mantenerse dentro en un mercado cada día más duro y competitivo y en el que muchos desaparecen. La innovación ha sido también uno de los factores clave para el éxito, el crecimiento y la diversificación de la compañía.

Finalmente, vemos el futuro del sector con optimismo ya que el cobre es necesario para un mundo industrializado y tecnológico pero no hay que olvidar que estamos en un entorno de crisis y que son necesarias medidas disruptivas para dar un giro a esta situación y hacer que la gestión de las empresas no sea tan complicada.
Mentions Légales | +34 938 504 100 | Colonia Lacambra, s/n  08508 Les Masies de Voltregà (Barcelona) Espagne | © 2021 La Farga.